Estrategias de hogares en el contexto del cambio climático: Riego familiar y migración rural en la región Norte de Potosí, Bolivia

Author: 
Isabell Nordhausen
Type of Publication: 
Status: 
Free
Language of Publication: 
Spanish
Country: 
Bolivia (Plurinational State of)
Year of Publication: 
2015

Access the publication 

''Con un 82,2% de la población viviendo en la pobreza y 32,8% viviendo en la extrema pobreza, el Norte de Potosí es uno de los lugares más pobres de Bolivia y de todo el continente (TACOLI 2011: 5 e INE 2012). La pobreza se muestra por ejemplo en el gran porcentaje de desnutrición crónica en menores de tres años (UDAPE & PNUD 2010: 3). El potencial agrícola en el Norte de Potosí es muy bajo y en los municipios del noroeste incluso limitado (CUELLAR 2002: 25), lo cuál se manifesta, sobre todo, en el alto grado de desertificación y en la escasez de agua (TACOLI 2011: 5). A ello se suman el derretimiento de los glaciares andinos y la mayor ocurrencia de eventos climáticos extremos, que ponen en evidencia los graves efectos del cambio climático. En las tierras altas, donde se localiza el Norte de Potosí, la temporada de lluvia empieza cada vez más tarde, y esto implica problemas adicionales para la agricultura. La creciente escasez de agua y el deterioro de las condiciones agroclimáticas agravarán sustancialmente el problema de la pobreza y la inseguridad alimentaria en la región (BMZ 2011: 8-9).
Con la finalidad de mejorar las condiciones de la producción agrícola y por ende incrementar la seguridad alimentaria en la región, el Programa de Desarrollo Agropecuario Sustentable (PROAGRO) de la Cooperación Alemana (GIZ) trabaja con sistemas de riego familiar como medida de adaptación al cambio climático. Existe mucha migración desde las comunidades rurales hacia los centros urbanos, con un promedio de 15% y valores máximos de 50% en algunos comunidades (TACOLI 2011: 6). Los jóvenes de la región son el principal grupo emigrante sobre todo porque en el área rural faltan las instituciones educativas (superiores). “De hecho, la población permanente en el área rural está constituida, en general, por personas adultas mayores, niños y niñas pequeñas y mujeres, mientras que es evidente la ausencia de jóvenes o adultos en las comunidades” (NORDGREN 2011: 20). A causa del cambio climático se espera que la migración en el futuro todavía aumente (HILLMANN 2010: 2). Si las opciones de adaptación local son insuficientes, cambios ambientales graduales que reducen la producción agrícola podrían dificultar la sobrevivencia económica y finalmente imposibilitar la vida en el lugar (AMNESTY INTERNATIONAL et al. 2013: 17-19).
Por ello, al no contar con una población estable “las comunidades pierden su dinámica y la perspectiva de desarrollo local [...]. Los proyectos de desarrollo diseñados por los municipios y las instituciones como las ONGs difícilmente pueden alcanzar sus objetivos al existir poca participación de la población” (VELASQUEZ 2011: 15).
“La infraestructura comunal (microriego y otras) está casi abandonada en las comunidades donde la migración es más alta. Cada vez más son abandonadas las prácticas y tecnologías ancestrales como la construcción de terrazas e infraestructura hídrica, se ha perdido el control de los ecosistemas y la planificación de la producción comunitaria (manejo de suelos y praderas, rotación de cultivos, etc.)” (ibíd.: 16).''